Historia

2021, Baelz cumple 125 años. En esta página queremos reunir todos los elementos que nos recuerdan nuestra larga historia. Nos interesan los grandes pasos y las pequeñas anécdotas, los objetos perdidos en el archivo Baelz y, sobre todo, la tecnología, pero sin olvidar el lado personal.

¿Tiene una historia interesante? Envíenos un correo a marketing@baelz.de, y cuéntenos qué es lo que le une a Baelz, su experiencia, una foto antigua o, simplemente, lo que le apetezca compartir con nosotros. Nos haría mucha ilusión recibir su mensaje.

Los mismos principios que representan a Baelz desde el primer día seguirán presentes en el futuro: la innovación, la sostenibilidad y la empresa familiar.

1896

Empresa familiar.

Wilhelm Bälz, el fundador. Como su padre, Wilhelm Bälz (1863-1945) es maestro forjador de cobre. En su época, la industria experimenta un gran crecimiento y Wilhelm Bälz detecta muy pronto que se necesitan soluciones de termotecnia. Abandona su Bietigheim natal y funda la compañía W. Bälz & Cie en Düren, cerca de la ciudad de Colonia. Wilhelm Bälz diseña y construye instalaciones de vapor y de condensación. Ya por aquel entonces, idea procesos en los que se aprovecha el vapor. Desde Düren, Wilhelm Bälz abastece a toda la industria de Alemania.

1930

Innovación.

Factura por tarjeta postal. Wilhelm Bälz es socio de muchas empresas de la zona industrial de Heilbronn. Las cuentas se liquidan por tarjeta postal, donde siempre queda algún espacio para poner un poco de publicidad: «¿Manómetros defectuosos?» Así se anuncia la «marca Schäffer & Budenberg» de Magdeburgo. No es casual, porque en el departamento técnico de esa empresa es donde trabaja su hijo, Helmut Bälz (1910-1994). Una curiosidad: a día de hoy sigue existiendo una sucursal de esta empresa socia de Baelz en los Países Bajos.

1945

Innovación. Sostenibilidad. Empresa familiar.

La hora cero y un certificado. La empresa Baelz no tarda en acusar los efectos de la criminal Segunda Guerra Mundial: tras el devastador bombardeo del 04/12/1944 sobre Heilbronn, todos los edificios de la empresa W. Bälz & Sohn quedan totalmente arrasados. Poco antes del final de la guerra, Helmut Bälz es llamado a filas y cae prisionero de los americanos. El 24/12/1945, antes de quedar libre de su cautiverio, recibe un certificado de «Reconocimiento por servicios especiales en la instalación de calefacciones», ya que asesoró muy bien a las fuerzas armadas estadounidenses sobre cómo instalar la calefacción en sus alojamientos.

1956

Innovación. Sostenibilidad.

La calefacción adaptada a las necesidades. Quemarse o congelarse, esa es la cuestión. La tecnología de calefacción de los años 50 sigue el principio del «todo o nada». Este derroche mortifica a Helmut Bälz y le impulsa a crear el Wetterpilot, el primer regulador de calefacción en función de la temperatura exterior que existe en el mundo. Poco después, también le añade la reducción nocturna. Son muchas más las innovaciones que le siguen en el campo de la tecnología de regulación, también aplicada a los reguladores industriales. En ese momento nace la que será una duradera colaboración para la producción: la marca Hoerner de Eberstadt empieza a fabricar los aparatos que se utilizan en toda Europa.

1983

Innovación. Sostenibilidad.

¡A la conquista del espacio! Baelz no da el salto al sector espacial, pero recuperamos este diseño que se usó para dar a conocer la tecnología de los eyectores regulados, desarrollada a principios de los 70. En aquella época ya se hablaba de utilizar la energía de flujos, así como de ahorrar en materiales y energía. Temas de plena actualidad también hoy en día.

1914

Innovación. Sostenibilidad.

El regreso a su tierra: Heilbronn. En aquella época, Heilbronn ya era una ciudad muy activa. De allí surge la iniciativa para que Wilhelm Bälz, el experto en vapor, se establezca en lo que antaño habían sido unos pastos, al lado del río Neckar. Así nace una zona industrial nueva: Bälz adquiere un terreno en el número 5 de la Koepffstrasse y funda la W. Bälz & Sohn GmbH & Co. (en esta foto de 1923, en la parte inferior derecha). Lleva el negocio, planifica y construye las instalaciones, y todavía le queda tiempo para una «consultoría sobre el aprovechamiento del calor», lo que demuestra que, ya entonces, apostaba firmemente por la sostenibilidad.

1940

Empresa familiar.

Helmut Bälz, hijo y fundador. El 12/07/1940, con 30 años recién cumplidos, Helmut Bälz (el hijo menor de Wilhelm Bälz) escribe con su «hermes baby» esta confirmación de pedido para la fábrica de alcoholes L. Brüggemann KG‚ otra empresa que continúa estando en la zona industrial de Heilbronn. Después de años de aprendizaje fuera, Helmut Bälz se incorpora a la empresa en los años 30 y aprende de su padre todos los aspectos comerciales y técnicos.

 

1952

Innovación. Sostenibilidad.

El primer producto propio de Baelz. La industria de posguerra demanda automatización y calidad constante en los productos. Helmut Bälz no lo pasa por alto y crea el termostato de dilatación por varilla. Sin embargo, prefiere estar cerca del cliente y ofrecerle soluciones antes que dedicarse a la fabricación propiamente dicha. En la empresa Christian Bürkert de Ingelfingen encuentra un socio que se encarga de la producción. De esta forma, Helmut Bälz pone la primera piedra de lo que hoy se conoce como la «prolongación del taller».

1960

Innovación. Sostenibilidad.

Calefacción urbana para el agua de baño. Una de las primeras instalaciones de entre las miles que existen en la actualidad: en la recién construida piscina Südbad de Dortmund se instalan intercambiadores de calor de Baelz, regulados por Baelz-thermodynamic®. La vida útil de las instalaciones se prolonga durante décadas, sin sufrir una avería ni tener que cambiar una sola pieza. Esto se explica por una calidad excelente y por un funcionamiento que minimiza el deterioro de los materiales.

1978

Innovación. Sostenibilidad.

Promover el talento joven. En 1978, Helmut Baelz creó la Fundación Baelz para la especialización en técnicas de control en la carrera de técnica de abastecimiento y energía de la Escuela Técnica Superior de Berlín. Entretanto, se integraron otras escuelas técnicas superiores en el trabajo de la Fundación Baelz, de modo que se ha desarrollado una red sólida de todas las escuelas técnicas superiores de Alemania en las que existen carreras de técnica de abastecimiento. Actualmente, el Prof. Dr. Uwe Baelz continúa el trabajo de su padre en la Fundación Baelz.